Messages

Conferencia Llanto de la Tierra
(Cry of the Earth Conference)
Asamblea General de las Naciones Unidas
Noviembre 22, 1993

Por: Martin Gashweseoma
Hopi Caretaker of the Sovereign Hopi Nation
Box 753 - Hotevilla, AZ 86030

Venimos de la Soberana
Nación Hopi a asistir a la conferencia "LLANTO DE
LA TIERRA" de las Naciones Unidas.  Estamos
orgullosos que nos hayan abierto las puertas.  Mi
nombre es Martin Gashweseoma.  Como Hopi, venimos
a presentar nuestro mensaje, que se trata de cómo
al principio vinimos desde el mundo anterior.  La
conducta Hopi lleva a una buena vida, y a través
de nuestra ceremonias y meditaciones, cuidamos de
esta tierra y la vida.  Todavía tenemos las
Tablas Sagradas que nos fueran entregadas por la
Mujer Araña.   Éstas son nuestro título y
escritura sobre este mundo, y nos fueron
entregadas junto a un plan de vida a seguir, con
enérgicas instrucciones y serias advertencias.
Fue una buena vida.  Cuando la lluvia vino y
trajo mucha humedad, entonces nuestras cosechas
habían dado lo suficiente para todos los seres
vivos, incluyendo las hormigas, animales,
pájaros, plantas y humanos.  Antes de dejar el
mundo anterior, vinimos aquí a pedir permiso al
Gran Espíritu, Massau'u, para poder vivir con él
porque el mundo de abajo se había corrompido.  Él
le dijo a la gente: "Depende de ustedes si están
dispuestos a vivir respetando completamente mi
forma de vivir."  Ellos dijeron: "Sí, estamos
dispuestos a vivir a tu manera".  Así con su
consentimiento, vinimos aquí a vivir a este nuevo
mundo.  Este mundo es donde el Gran Espíritu,
Masaau'u, apareció primero a todas las primeras
gentes, y les dio sus instrucciones y reglas a
seguir.  Luego, la Mujer Araña depositó frente a
ellos mazorcas de diferentes colores, de donde
sacar su sustento y vitalidad.  Los codiciosos se
apresuraron a tomar las más largas.  Pero los
Hopi, siendo los más humildes, esperaron hasta el
final y eligieron las mazorcas más cortas.  La
Mujer Araña luego les dio a todas las gentes sus
instrucciones.  También le dio a cada grupo de
gente su propio lenguaje y nombre, y les dijo que
migraran a cada rincón de este continente,
dejando sus huellas, marcas del clan, y ruinas
para reclamar esta tierra.  Aquellos quienes
primero encontraran el Gran Espíritu, Massau'u,
serían los líderes de quienes vinieran después.
Así, emigraron por toda esta tierra.  Antes que
los emigrantes llegaran al lugar donde el Gran
Espíritu, Massau'u, vive, él solía caminar cerca
de su casa.  Volviendo a su casa y trayendo unas
violetas negras, las dejó caer por el camino.
Luego de descubrir que había dejado caer las
flores, volvió a buscarlas, pero ya las había
encontrado la Mujer Escuerzo.  El Gran Espíritu,
Massau'u, le pidió que se las devolviera, pero
ella se negó.  En cambio, la Mujer Escuerzo le
dijo que con el tiempo habría una crisis en este
mundo, en la que él necesitaría ayuda.  En ese
momento, ella estaría allí con su casco de acero
para ayudar.  Lo que significa que si algún día
los Hopi tuvieran problemas, un grupo de gente
con cascos de acero los ayudarían.  Fueron los
Hopi los que primero encontraron el Gran
Espíritu, Massau'u.  Al reunirse con él le
preguntaron dónde vivía.  El contó que vivía en
Orabi.  No les dio el nombre completo, que es
"Sip Orabi", lo que significa el lugar donde la
tierra se hizo sólida.  Le preguntaron al Gran
Espíritu, Massau'u, si podría ser su gran líder,
pero el Gran Espíritu, Massau'u, vio que todavía
ellos tenían deseos egoístas y muchas malas
intenciones.  No quiso ser su gran líder hasta
que ellos satisficieran todos sus deseos.
Entonces sería su primer líder y el último.  El
Gran Espíritu, Massau'u, dejó que el primer grupo
o clan que lo había encontrado, viviera allí y se
establecieran.  Luego de eso, cada grupo
subsiguiente de gente que vino a establecerse en
Orabi luego de su migración, le fue permitido
quedarse basado en el juicio de su carácter y
cómo habían viajado mientras buscaban al Gran
Espíritu, Massau'u.  Aquellos que eran
fanfarrones y arrogantes fueron enviados el Este.
Aquellos de corazón humilde y sincero fueron
aceptados para quedarse y oficiar las ceremonias
de la forma correcta, para asegurar las lluvias
para sus cosechas y todas las cosas vivientes.
Luego que esto fue acordado, todas las cosas que
iban a venir les fueron dichas a la primera gente
en Orabi por los primeros que vinieron desde
abajo del mundo.  Y todo este conocimiento, o
profecías como también eran llamadas, se
continuaron, pasando de generación en generación
desde aquel día hasta éste.  A la gente le
contaron de otra raza de gente, que vendría a
esta tierra y la reclamarían como propia.  Nos
dijeron que no aceptáramos nada que ellos
pudieran ofrecernos, pero nos tentarían y sería
difícil de rechazar.  Serían inteligentes e
inventores de muchas cosas.  Ahora nos damos
cuenta que esa gente son los de piel delicada,
los "Bahanas".  Nos dijeron de algo que vendría
que estaría tirado por animales, significando las
carretas y carromatos.  Y otros que correrían muy
rápido, significando los automóviles y otros
vehículos motorizados.  Nos dijeron de la tierra
siendo cortada por caminos y cercas, y rutas que
serían construidas en el cielo.  Y que las
mujeres adoptarían ropas de hombres.  Y que el
secreto de la mujer, con ropa, cubierta, no sería
ya secreto, sino sería revelado y expuesto...
Cuando esto pase, todos los líderes del mundo y
toda la gente estarán corrompidas y no sabrán a
quién buscar para que los aconseje cómo corregir
esta corrupción.  Cuando esto pase, significará
que todos estaremos cercanos al fin.  Luego las
guerras llegarán como vientos poderosos, y se
esparcirán de país en país, y traerán
Purificación o Destrucción a este mundo.
Mientras más nos apartemos de las instrucciones
del Gran Espíritu, Massau'u, más signos veremos
en forma de terremotos, inundaciones, sequías,
tornados, ya que la Naturaleza se prepara para su
venganza.  Todo esto pasará de una vez, junto a
las guerras y corrupción.  Vemos esto ahora
mientras los pequeños niños se enfurecen, se
matan entre sí y matan a sus padres.  No muestran
ningún respeto.  Estamos todos corrompidos.  Si
esta Purificación no se materializa, entonces el
mundo se dará vuelta 4 veces y dejará sólo
hormigas para comenzar una nueva vida.  Antes que
la gente llegara a este mundo estaban enfermos,
tanto como lo están hoy, estamos enfermos con
toda esta corrupción.  Ahora buscamos la forma de
resolver esta situación.  Este es el último
mundo, no vamos a ninguna parte desde aquí.  Si
destruimos este, el más alto mundo, que es como
un cielo, no nos darán otras oportunidades.
Consideremos este hecho seriamente, y por ello,
este mundo no será destruido, de manera que
podamos continuar viviendo y salvando esta tierra
y la vida, para todas las generaciones que
vengan.